Así es como esta metodología le da voz a los estudiantes en el camino a una nueva Constitución

Esta noticia es una republicación de su fuente original.
“Tenemos que Hablar de Educación” realizó un encuentro virtual llamado“Escuela, Educación y Nueva Constitución”, donde diferentes testimonios resaltaron la importancia de que las comunidades educativas tengan procesos de participación.

“Tenemos que Hablar de Educación” realizó el 28 de octubre de 2020 el encuentro virtual “Escuela, Educación y Nueva Constitución”, donde diferentes testimonios resaltaron la importancia de que las comunidades educativas incentiven distintos procesos o metodologías de participación. Esto, pocos días después del plebiscito del 25 de octubre, para iniciar un proceso constituyente.

El plebiscito se realizó tras intensas protestas iniciadas por estudiantes de secundaria, en diferentes estaciones del metro, en octubre de 2019. Esas movilizaciones se convirtieron en el denominado “Estallido social”, cuyas demandas se concentraron en una idea: cambiar la constitución.

Esa idea se concretó el domingo 25 de octubre de 2020, cuando el Apruebo ganó con un 78,27%. En tanto, muchos medios de comunicación rescataron una percepción en el aumento de la participación de los/las jóvenes en las elecciones. Pero los mismos estudiantes de secundaria que iniciaron las movilizaciones, por edad, no pudieron votar. Según educadores y otros actores en materia de educación, esta no es razón para negarles otro tipo de participación.

¿Por qué es importante que los estudiantes participen aunque no puedan votar?

Alicia Figueroa es educadora de párvulos en la Escuela básica Fernando Arenas Almarza, en la comuna de Chimbarongo, que queda al sur de Chile. Ella ya implementó junto a su comunidad la metodología del "Tenemos que Hablar de Educación", y durante el encuentro virtual recordó las dificultades iniciales: el contexto de pandemia mundial, que obligó a realizar el encuentro en una modalidad en línea, lo que siempre trae desafíos como asegurar las herramientas tecnológicas para todos/as.

"Pero pudimos abrir una necesidad de comunicar lo que estamos pensando, sintiendo, y escucharnos. A toda la comunidad nos hizo sentido”, dijo Licia.

La metodología de Tenemos Que Hablar de Educación no solo hizo que los estudiantes se sintieran escuchados,  junto a apoderados y estudiantes, sino que también marcó una diferencia en la valoración de los estudiantes. "Desde los más chicos hasta los más grandes”, aseguró la educadora.

La importancia de educación cívica en todos los niveles

Ruperto Pizarro es profesor y director de la Escuela Edmundo Vidal Cárdenas, en la ciudad de Vicuña. A finales de 2020, egresa la primera generación de estudiantes de secundaria del colegio. Por esa razón, Ruperto resaltó cómo la formación cívica debe ser parte fundamental de la formación desde el primer año escolar.

Su comunidad, al norte de Chile, tiene grandes problemas de conexión a Internet. Muchos de sus estudiantes solo pueden conectarse mediante a la red móvil de los celulares de sus padres, que pueden usar cuando éstos llegan a casa después de una larga jornada de trabajo. Pero, gracias la coordinación de todo el equipo de la comunidad educativa, concretaron mecanismos para poder sortear esas barreras.

“Este proyecto nos ayudó a poder hablar todos de educación. Hablar de una educación en lo social, emocional, lo saludable, nos ha ayudado también a nosotros como escuela, a mejorar nuestros programas internos de educación”, explicó Ruperto.
La participación de los estudiantes en las escuelas debe abordarse desde diferentes aristas

“Hago una invitación a los adultos a atrevernos a escuchar a los niños/as y a los adolescentes y su opinión sobre la educación del futuro”, dijo Francisca Morales en el encuentro virtual. Francisca es Oficial de Educación de UNICEF Chile y aseguró que cada vez que enseñamos y acompañamos a un niña/o a participar en su trayecto de vida, estamos haciendo un aporte a todo el país.

Por eso, te invitamos a formar parte de "Tenemos que hablar de Educación", un proceso participativo que busca dar un espacio a las escuelas en la construcción de la educación que Chile necesita para su futuro. Está pensado para poder ser aplicado por todo tipo de establecimiento, para luego sistematizar esa información en recomendaciones de políticas públicas.

La intención es construir propuestas que nazcan desde las distintas comunidades educativas para Chile

Alionka Miranda, Coordinadora de "Tenemos que Hablar de Educación", explicó que las metodologías desde un principio fueron trabajadas junto a docentes. Además, responden a la situación y los desafíos actuales.

“Las preguntas van en la línea de lo que sienten en estos momentos, pero también en la educación que sueñan para el futuro. Que los estudiantes, apoderados, y directivos puedan decir cuáles son los cambios que se necesitan para cumplir esa educación soñada”, aseguró Alionka.

El proyecto se encuentra en plena etapa de implementación. Durante todo el mes de noviembre se realizarán diferentes espacios a nivel de comunidades y de difusión pública para mostrar que hoy, más que nunca, es importante hablar de educación. Para poder participar, y conocer más del proyecto ingrese al sitio web www.tenemosquehablardeeducacion.cl

Si tienes dudas y quieres participar en Tenemos Que Hablar de Educación, escribe a: contacto@tenemosquehablardeeducacion.cl