Desafíos de la educación en Chile: esto plantean autoridades y líderes del mundo

Esta noticia es una republicación de su fuente original.
En un encuentro virtual del proyecto “Tenemos que Hablar de Educación”, entregaron algunas ideas para los cambios que deberían hacerse a futuro en la educación chilena.

La iniciativa "Tenemos Que Hablar de Educación" realizó el 9 de octubre de 2020 un encuentro virtual, que reunió a Ignacio Sanchez, Rector de la Pontificia Universidad Católica; Ennio Vivaldi, Rector de la Universidad de Chile; Sayo Aoki, Representante adjunta de UNICEF; Mario Aguilar, Presidente del Colegio de Profesores; Yasna Provoste, senadora y miembro de la Comisión de Educación y a Magdalena Vergara, Directora Ejecutiva de Acción Educar. Juntos conversaron sobre la educación que soñaban y los aspectos que deberían cambiarse y mantenerse, pensando en los desafíos de Chile. 

Los dos rectores comenzaron el espacio contando cómo surgió la idea del “Tenemos que Hablar de Chile”, una plataforma participativa que busca el encuentro de la ciudadanía para conversar sobre el futuro de Chile, frente a los desafíos que han traído el próximo proceso constituyente y la pandemia.

Ambos rectores rescataron lo valioso del proyecto como una necesidad y oportunidad para que la ciudadanía pueda construir su modelo de sociedad en conjunto

“Tenemos que Hablar de Educación” entra a dicha plataforma para hacer que las comunidades educativas protagonicen esa conversación en el tema. Sobre eso, habló este diverso grupo desde sus respectivos roles.

“Una educación cariñosa y cercana”, comenzó describiendo el rector Sánchez refiriéndose al aspecto propio de la educación que va más allá de lo intelectual. “El proceso educativo se hace más fácil y más profundo cuando el profesor se involucra con el estudiante y su entorno”, explicó. Para lograr ese objetivo, el rector priorizó el reducir el número de alumnos por aula, y reducir las horas no lectivas.

“Este tipo de modificaciones la hemos podido ver desde los privados, pero es momento de empezar a verlo también en la educación pública”, concluyó.

El rector Vivaldi puso el foco en una educación que pudiera “potenciar el desarrollo de un individuo”. Un sistema de educación donde cualquier niño o niña tenga la posibilidad de potenciar su desarrollo sin importar su contexto. En esa línea, resaltó la importancia de los colegios públicos y su efecto en la sociedad.

“Es clave el factor lúdico del proceso educativo, una educación en la que el estudiante disfrute de la asignatura”, agregó el rector Vivaldi comentando el trabajo de algunos profesores que innovan en su forma de enseñar.
“Yo aspiro a una educación colaborativa”, planteó la senadora Yasna Provoste

“El tipo de sociedad que se ha ido construyendo en todos estos años impone un modelo educativo que promueve el individualismo pedagógico, y eso es lo que está hoy día en tensión”, explicó. La senadora rescató las palabras de los otros participantes para explicar que sus prioridades a cambiar son los sistemas de medición de la calidad de la educación, e invertir en la formación continua.

Mario Aguilar conceptualizó su educación ideal como “humanizadora, transformadora y liberadora; de buenos seres humanos viene el desarrollo”. La integración social es la clave para el dirigente gremial, que habló desde su experiencia como profesor. Su principal cambio sería el rol subsidiario del Estado en la educación. “Desactivaría toda la normativa sobre la Ley de aseguramiento de la calidad, que es muy dañina. Muy propia de las ciencias de la economía, y no de las ciencias de la educación”, agregó Aguilar para dar explicación a la ausencia de los valores que se nombraron en la primera parte del encuentro.

Desde su experiencia internacional, Saio Aoki expresó su deseo que la educación chilena sea una que entregue las herramientas para que un niño y una niña puedan soñar sin restricciones

"El sistema chileno es muy segregador. Uno entra, vive y muere con lo mismo. Por lo mismo hay que preocuparse en equilibrar las inversiones. Inversión en las escuelas, pero también en los profesores”, explicó la representante adjunta de UNICEF. Aoki también agregó que el gran desafío de la educación es la inclusión de la tecnología. 

Finalmente, la educación que Magdalena Vergara sueña la describió como una de valor, donde la educación aporte valores a la persona:“Valores cívicos, democráticos, familiares y diversos, como los diferentes proyectos educativos que pueden existir”. Magdalena habló de mantener y cambiar aspectos; mantener las comunidades educativas y las familias como actores importantes en el proyecto educativo de las personas.

“Fortalecer la autonomía y libertad de las escuelas, y promover el desarrollo de las competencias de los directivos dentro de las escuelas”, son aspectos fundamentales para la Directora Ejecutiva de Acción Educar que se debieran profundizar en cualquier reforma.

Así comenzó el primero de estos Encuentros que “Tenemos que Hablar de Educación” planea realizar hasta diciembre de 2020, donde se tocarán variados temas como la educación inclusiva, técnico profesional, el rol docente, y la innovación en el aula, entre otros.

El centro del espacio, como así lo rescato Alejandra Arratia, moderadora del encuentro, es el invitar a todas las personas sin importar sus diferencias a hablar de educación resaltando la importancia que tiene esta materia en el momento que vive Chile.

Si tienes dudas y quieres participar en Tenemos Que Hablar de Educación, escribe a: contacto@tenemosquehablardeeducacion.cl